Clicky

March 7, 2021

News West

West Coast News Network

$336 Band-Aid for a cut finger? U.S. healthcare system is nuts

La próxima vez que alguien le diga que “Medicare para todos” es medicina socializada y mala para el país, quiero que recuerde esta columna y la historia del vendaje adhesivo de 336 dólares.

Christina Gilyutin, de 42 años, tenía prisa recientemente y accidentalmente se golpeó el dedo índice derecho en la puerta de su casa en San Francisco.

No fue una lesión grave, pero el corte fue lo suficientemente profundo como para ser preocupante.

“Había mucha sangre”, recordó Gilyutin cuando hablamos el otro día. “Me dolió más de lo que debería”.

Condujo a una clínica de atención urgente cerca de su casa. Un asistente médico examinó el dedo de Gilyutin y le comentó que no necesitaba puntos de sutura.

“Dijo que simplemente podían pegarlo con pegamento”, relató Gilyutin.

El asistente médico aplicó un poco de adhesivo cutáneo a la herida, y luego la cubrió con una tirita y un trozo de gasa. Todo el procedimiento, aseguró Gilyutin, duró unos 90 segundos.

Ya sabe lo que pasó después.

La explicación de los beneficios llegó de la aseguradora de Gilyutin, Blue Shield of California. Declaró que había recibido un tratamiento “quirúrgico” y que se le facturaban $336.

Y como Gilyutin no ha cumplido con su deducible del año, dijo, ella sería responsable de $248.83 del total.

Le pregunté si el pegamento, la tirita y la gasa que recibió constituían de alguna manera lo que la mayoría de la gente consideraría “cirugía”.

“Basándome en mi comprensión del idioma inglés”, respondió Gilyutin, sin escatimar en el sarcasmo, “diría que no. Eso implicaría que todos somos cirujanos cada vez que nos colocamos un poco de Neosporin”.

Añadió que, teniendo en cuenta el costo de los materiales, la mano de obra y los gastos clínicos, “$75 probablemente se considerarían generosos” por el minuto y medio de atención que recibió.

El esposo de Gilyutin, Gabriel Desjardins, de 43 años, se comunicó con Blue Shield para preguntar si se había cometido un error. ¿Cómo, se preguntó, podría el costo de un tratamiento tan modesto costar cientos de dólares?

Hace unos días recibió un correo electrónico de un representante de servicio de Blue Shield diciendo que la reclamación de “un simple procedimiento quirúrgico” había sido procesada correctamente.

Desjardins me dijo que presentó una queja ante el Departamento de Seguros del estado, pero no estaba seguro de querer ir a la guerra con Blue Shield apelando un pago relativamente pequeño.

Para él y Gilyutin, la preocupación más apremiante es lo que este episodio dice sobre el sistema de salud estadounidense y, especialmente, lo que presagia para las personas que no pueden darse el lujo de pagar un cargo médico de $250.

“Esta factura no nos va a hacer o deshacer”, dijo Gilyutin. “Pero cada vez que algo así sucede, mi corazón se rompe por las personas con enfermedades o lesiones más graves”.

Desjardins expresó su frustración por el hecho de que los estadounidenses tengan un sistema de salud tan extraño. Creció en Canadá y tiene doble ciudadanía canadiense y estadounidense.

“En Canadá”, dijo, “no existe la noción de copago. Vas a la clínica o al hospital, te tratan y no vuelves a oír hablar de ello. Ya está pagado”.

Lo que quiere decir es que el sistema de seguros de Canadá, como la mayoría de los sistemas de pagador único, se financia con dólares de los impuestos en lugar de primas, copagos y deducibles.

Esto ayuda a mantener los gastos bajo control (los gobiernos son más difíciles de presionar que los pacientes individuales) y generalmente resulta en menores gastos de bolsillo para los contribuyentes.

“Simplemente vas al médico, y eso es todo”, dijo Desjardins.

Tuve precisamente esa experiencia cuando viví en Japón, que también tiene un sistema de pagador único. Un día me corté el pie, fui cojeando hacia una clínica, me trataron y luego me enviaron de camino. Ningún dinero cambió de manos.

Es una forma profundamente más humana de tratar a los enfermos.

Ya que estamos hablando de Canadá, una nota rápida: escribí hace un año que la propuesta del presidente Trump de reducir los precios de los medicamentos en Estados Unidos al permitir la importación desde Canadá no funcionaría porque Canadá no está equipado para servir como el gabinete de medicinas de EE.UU.

Canadá lo dejó claro la semana pasada. Anunció medidas que bloquean la distribución de medicamentos fuera del país si esto causara o empeorara la escasez.

“Nuestro sistema de salud es un símbolo de nuestra identidad nacional y estamos comprometidos a defenderlo”, dijo la ministra de salud Patty Hajdu.

La frustración de Desjardins solo aumentó cuando miró el código de facturación “quirúrgico” citado por su aseguradora. De hecho, el código 12001 se refiere a la “reparación simple de heridas superficiales”.

Ya sabe, como una cortada en un dedo.

Medicare reembolsa a los médicos solo una fracción de los $336 cobrados a Gilyutin. No pude encontrar una sola referencia en línea a un reembolso del código 12001 que supera los $200. La mayoría eran por mucho menos.

Esto también es una locura. El cuidado de la salud es el único producto de consumo en el que normalmente no se conoce el costo hasta después de comprarlo. ¿Compraría un electrodoméstico de cocina de esta manera?

Gilyutin dijo que en la clínica de urgencias no se le dio ninguna indicación de que su breve tratamiento costaría cientos de dólares. La clínica es operada por GoHealth Urgent Care en conjunto con Dignity Health.

Una vocera de Dignity Health señaló a GoHealth cuando le pregunté sobre la factura de Gilyutin. Un portavoz de GoHealth dijo únicamente que “el precio de los servicios para un paciente asegurado variará dependiendo de las tarifas negociadas” con las aseguradoras.

En cualquier caso, Blue Shield no dudó en aplicar un vendaje adhesivo de relaciones públicas a esta situación.

Un día después de que me comuniqué con la aseguradora, Gilyutin recibió una llamada de un ejecutivo de la compañía con la grata noticia de que Blue Shield cubriría ahora los $248.83 pendientes.

“Señaló que si apelábamos, el costo administrativo de Blue Shield sería mayor que el costo de cubrir el tratamiento”, me dijo Gilyutin.

Esa es una admisión bastante sorprendente.

Matthew Yi, un portavoz de Blue Shield, se negó a hablar sobre el comentario. Pero dijo que la aseguradora está de acuerdo en que “los costos de atención médica son una preocupación”.

Yi expuso que Blue Shield está tomando medidas para mejorar el acceso a la atención médica, incluyendo “proyectos piloto para ayudar a mejorar la eficiencia en las prácticas de los proveedores” y “medidas continuas para reducir nuestros propios gastos administrativos”.

Me alegro de que todo haya salido bien. Pero la locura de los varios componentes, la factura tonta, el asegurador indiferente, la reversión interesada, resalta cuán fuera de control está nuestro sistema de salud.

¿Resolvería Medicare para todos estos problemas? Tal vez no.

Pero no podría ser peor.

Si quiere leer este artículo en inglés, haga clic aquí